lunes, 8 de septiembre de 2014

Vivir no es tan fácil con los ojos cerrados.

¿Qué hacer cuando vives en el engaño?
Cuando la verdad ha sido ocultada durante tanto tiempo.
¿Cómo se supone que debes actuar frente a las mentiras y falsedades cuando estas provienen de esa persona que tanto te importa? 
De LA persona.

Esta es, pues, la historia de alguien tan inocente que decidió confiar demasiado (pronto).
Cuando eres joven no llegas a pensar seriamente las posibles consecuencias a las que puedes enfrentarte atando a alguien en tu interior.

¿Cómo se supone que debes actuar frente a las mentiras de la primera persona a la que dejas ser tan importante como tú mismo en tu vida?
¿Cómo aceptas que ha estado todo este tiempo ocultan la triste verdad?
Lo cierto es que la situación era bastante complicada como para darse cuenta de ciertas cosas. Pero quién se hubiera imaginado que estaba ocultando la persona que realmente era.
La verdad es que la protagonista de esta historia fue tan inocente al principio de esta que nadie se creería lo que cambió, y vaya que si lo hizo: en el momento que descubrió la red de mentiras sobre la que caminaba decidió sacar de su vida y su interior a ese impostor de tal calibre.
Fue tan fuerte como yo jamás lo hubiera podido ser.
Pero, ¿Creéis que ella estaba bien?
¿En serio alguien piensa que aceptó que estaba viviendo una mentira tan tonta y continuó siendo la misma?

Por supuesto que no.

Todos los meses, las lágrimas, sentimientos de dolor, de auto-odio, golpes, daños, recaídas, sufrimiento, y esos momentos en los que se hartaba de fingir no preocuparse acaban pasando factura incluso al más fuerte y valiente sentimentalmente hablando.
Al igual que las cicatrices físicas no podemos olvidas que existen las que llevamos dentro y muchas veces nos avergüenzan incluso más que las primeras.
Y por muchos tres o cuatro años que hayan pasado la cosa no cambia tanto.
Puedes llegar a pensar que actualmente es la persona más feliz del mundo, es más, a veces realmente lo es, pero en lo más profundo de sus sentimientos y pensamientos siempre vamos a toparnos con el dolor, el miedo y las inseguridades.

Pensadlo así, todos estamos asustados.